Conocimiento compartido para la competitividad global de Balears

 

 
 
 
 
 

IMPULSA BALEARS estima una pérdida del 0,4% del PIB anual durante la primera quincena del estado de alarma


El cese de la actividad de los últimos quince días provoca un impacto directo de 120,55 millones de euros sobre el producto interior bruto regional

 

PALMA · El estado de alarma decretado el pasado 14 de marzo, con la finalidad de hacer frente a la pandemia generada por el nuevo coronavirus, ha motivado un cese de la actividad inmediato y extensivo en la mayor parte de los sectores económicos de Balears. Dicha situación ha ejercido durante los últimos quince días un impacto directo negativo de 120,55 millones de euros sobre el producto interior bruto de las islas, la mayor parte de los cuales serán irrecuperables en el transcurso del ejercicio dado el calado de esta interrupción en el ámbito de los servicios.

De este modo, es posible avanzar una pérdida acumulada del 0,4% sobre el balance anual del producto interior bruto balear que se seguirá ampliando por los mismos motivos, previsiblemente, al menos durante las dos semanas adicionales de prórroga y endurecimiento de las condiciones de confinamiento que entran en vigor a partir del día de hoy.

Frente a esta situación, IMPULSA BALEARS cree oportuno hacer hincapié, tal y como traslada su director técnico, Antoni Riera, en «la importancia de garantizar que las medidas adoptadas tanto en el ámbito sanitario como económico permitan, por una parte, maximizar la efectividad del estado de alarma sobre el control de la pandemia y, por otra, minimizar el riesgo de afectación permanente del tejido productivo». Respecto de esta última cuestión, cabe tener en cuenta que «las restricciones de actividad están provocando un importante desajuste entre la facturación de las empresas y sus obligaciones laborales, financieras y tributarias que no tan solo crea tensiones a corto plazo, sino que compromete la capacidad de respuesta del tejido a medio y largo plazo».

En este contexto, la Fundación ha reforzado, a través de la Unidad de inteligencia económica, los instrumentos de vigilancia orientados a efectuar un seguimiento estrecho de la situación actual, especialmente, a través de fuentes de información en tiempo real. Así mismo, se están activando los mecanismos necesarios para anticipar los principales retos empresariales y movilizar la masa crítica de la Fundación en un intento de «asegurar la capacidad de resiliencia de los actores regionales en un escenario post-confinamiento en el que la reconstrucción del patrón de crecimiento impondrá importantes desafíos».

 

Accede a la i|noticia en PDF

Lunes, 30 marzo 2020

 

Título
Título
Fecha
Fecha