Conocimiento compartido para la competitividad global de Balears

 

 
 
 
 
 

Los servicios intensivos en conocimiento generan un tercio del valor añadido de Balears


El Ágora-Impulsa reúne a los ayuntamientos para abordar cómo forjar resiliencia frente a nuevos shocks desde la especialización productiva de los municipios

 

PALMA · El primer embate de la COVID-19 alteró la habitual estructura de pesos sectoriales en las cuentas regionales de 2020. Hoy, conocidos estos datos, es posible afirmar que potenciar los servicios intensivos en conocimiento es una apuesta estratégica para las islas, no solo para impulsar la creación de valor añadido, sino también para incrementar la resiliencia del tejido productivo regional. Particularmente, las restricciones a la actividad y la movilidad del primer ejercicio de pandemia afectaron, especialmente, a la generación de valor de los servicios, que redujeron 1,8 puntos porcentuales su aportación al agregado regional (83,9%), el mayor recorte de la serie histórica de los últimos 34 años.

Por el contrario, la aportación de los servicios intensivos en conocimiento al valor añadido del terciario se elevó al 40,8% (+8,4 pp, respecto de 2019), un hecho que tuvo su traslación tanto sobre la masa laboral (37,4%; +3,3 pp, respeto de 2019) como empresarial (22,7%; +0,9 pp, respecto de 2019). Con todo, cabe tener en cuenta que las actividades vinculadas a la cadena turística de valor atesoran una elevada capacidad de tracción en el desarrollo de los servicios intensivos en conocimiento de Balears. Esto es así, si se toma en consideración que dichas actividades demandan una tercera parte de los consumos intermedios de este tipo de servicios (33,5%).

Estos resultados han nutrido la sesión del Ágora-Impulsa que ha tenido lugar esta mañana en la sede de la Federación de Entidades Locales de las Illes Balears (FELIB) y que ha reunido a alcaldes y agentes de desarrollo local para abordar los efectos de la COVID-19 en la estructura productiva regional, así como el rol que la distribución del valor sobre el territorio puede jugar a la hora de dotar de mayor resiliencia al archipiélago frente a nuevas perturbaciones y shocks disruptivos. En esta tesitura, Antoni Riera, director de la Fundación, ha señalado que «el ejercicio 2020 nos lega una fotografía atípica pero tremendamente útil para vislumbrar la importancia de actividades que, en circunstancias normales quedaría totalmente diluida». Así las cosas, «impulsar el desarrollo de los servicios intensivos en conocimiento, al igual que la industria con una intensidad tecnológica alta o medio-alta, resulta clave, teniendo en cuenta que las islas se mantienen entre las diez regiones europeas con una menor especialización, tal y como lo denota la concentración del empleo tanto de este tipo de servicios (42,2% vs 57,2%, UE-27) como de manufacturas (7,8% vs 37,9%, UE-27)».

Dicha fotografía está accesible para todos los actores interesados a través de una nueva versión de i|especialización, así como del nuevo número de la colección de insights i|producció ‘Los efectos de la COVID-19 en la estructura productiva de Balears: un aprendizaje para el futuro’.

 

Descarga el mapa 'Valor añadido bruto municipal 2020'

Accede a la i|noticia completa en PDF

Jueves, 14 julio 2022

 

Título
Título
Fecha
Fecha